Now Reading
Best Non Seller: Vintage Horror

Best Non Seller: Vintage Horror

¡Bienvenidos a esta edición! Siguiendo el curso de mis deseos, os he traído hoy, dos libros que tocan temas profundos, y revuelven el caldero psíquico de quien los lee. Veremos a continuación, como la imaginación, el motor de la infancia, puede pasar desde la más pequeña inocencia, al terror más oscuro. La primera novela, de Thomas Tryon, fue escrita en los 70 ‘s, y fue una excelente inspiración y preludio para nuestro maestro del terror: Stephen King. Ambos exploran temas como la muerte, la infancia, la añoranza, el ser querido. Sin duda dos autores que saben como calar hondo sin una pizca de fantasmagórico: el thriller psicológico en su máxima expresión.  

  • El Otro – Tomás Tryon

Verano de 1935. En un bucólico pueblo de Nueva Inglaterra, la gente no para de hablar sobre la epidemia de muertes que está asolando el hogar de los Perry. Tras el trágico fallecimiento de Vining, el padre, que se cayó por las escaleras del almacén mientras guardaba la cosecha de manzanas, la familia se enfrenta a una nueva pérdida: la del pequeño primo Russell, que muere en el granero ensartado en una horca que el jardinero jura haber dejado guardada en su sitio. Y, unas semanas después, desaparece una vecina, la adorable anciana de la casa de al lado…¿Se trata de simples accidentes? Los hijos gemelos de Vining son una pareja de lo más peculiar: cada uno podría leer los pensamientos del otro, pero no pueden ser más diferentes. Holland es sarcástico e introvertido, y todo el mundo le considera una mala influencia para la familia, mientras que su gemelo, Niles, es agradable y generoso, y todos le adoran. Ambos viven inmersos en un extraño juego telepático que les enseñó su abuela rusa. Y puede que el juego se les esté yendo horriblemente de las manos…

  • La chica que amaba a Tom Gordon – Stephen King

“El mundo tenía dientes y podía morderte en cualquier momento, Trisha McFarland lo descubrió cuando tenía nueve años. A las diez de una mañana de principios de junio estaba sentada en el asiento trasero del Dodge Caravan de su madre, vestida con una sudadera azul de los Red Sox (la que llevaba “36 Gordon” estampado en la espalda), y jugaba con su muñeca. A las diez y media se había perdido en el bosque. A las once intentaba contener su terror, no pensar: Esto va en serio, esto va muy en serio. Intentaba no pensar que, en ocasiones, cuando la gente se perdía en el bosque sal

See Also

ía gravemente dañada. A veces incluso moría”

What's Your Reaction?
Excited
0
Happy
0
In Love
0
Not Sure
0
Silly
0

© 2021 Tride Agency & C'Mon Productions. All Rights Reserved.