Últimos días de la Milán Fashion Week: Gucci, Dolce & Gabbana, MSDGM, etc

0 Shares
0
0
0

Hoy le ponemos fin a la Semana de la Moda de Milán, y aquí os traigo un repaso por los mejores desfiles del fin de semana.

Empezando por el viernes 24 y Gucci, esta colección ha sido la última diseñada por el estudio de la firma después del nombramiento del nuevo director creativo, Sabato De Sarno. Como vimos en la colección para hombres en enero, la colección iba desde la sastrería de los años 90 de la era de Tom Ford hasta los estilos más excéntricos de Michele. Abrigos con cuellos de piel sintética en forma de corazón, vestidos de fiesta con alforjas en forma de corazón, ojos de buey con adornos de cristal en un camisón negro, vestidos lenceros hechos con lentejuelas transparentes, hebillas de doble G de gran tamaño, etc. 

Seguimos con Philosophy di Lorenzo Serafini, “como actitud general, debemos mirar hacia el futuro y ser positivos, y eso también se aplica a la moda. No creo que debamos apoyarnos en musas del pasado, creo que deberíamos crear otras nuevas”, dijo Serafini. Esta colección la hemos visto más sensual, seductora, segura y adulta. Llamó a la colección Chic Érotique porque, “la actitud es tierna, menos sexual y más sensual”, dijo.  Se basó en una sastrería precisa para lograr la forma de reloj de arena en abrigos, trajes, vestidos de abrigo cortos, etc; que es una de las tendencias emergentes de Milán. Vestidos que rozan los tobillos con corpiños drapeados o entrecruzados y faldas abullonadas, jersey en nube y negro, vestido cóctel de piel sintética en negro japonés, cuellos altos, mangas largas, falda circular, etc.

Entre negros, dorados, rojos y encajes, este sábado, Dolce & Gabbana nos dejó la colección más sensual que hemos visto en toda esta fashion week. Camisones de encaje, combinaciones de tul bordado y sujetadores con copas de metal fundido mezclados con otros corsés con corchetes, detalles de cordones y ballenas doradas, el corsé expuesto de 1991 combinado con un traje, un esmoquin blanco con solapas de raso negro y fajín, abrigos con bordes, cuello y puños de pelo; todo muy glam pero con un toque delicado y ligero. “Este último año, cuando era moda, moda, moda, volumen, volumen, años 80, fue agotador”, dijo Dolce. El vestido de clausura de cristal rojo de Anok Yai fue el toque de oro para terminar este desfile lleno de looks fabulosos. 

“No quiero hablar de política, este es un momento oscuro e inquietante, y mis prioridades como diseñador y consumidor de moda están cambiando”, “lo que siento ahora son cosas consistentes y bien hechas, no cosas lujosas”, dijo Massimo Giorgetti (MSGM). Empezamos 10 looks en negro total, una chaqueta de corte ajustado y cuadrada en neopreno negro sobre unas mallas ceñidas de lycra, un vestido de noche largo en satén negro con plumas saliendo del cuello, etc. “Estoy teniendo un momento serio de oscuridad total”, dijo Giorgetti. Se centró más en las formas y aumentó la calidad de las telas. Abrigos deslumbrantes, minis vs maxis, sastrería precisa, pieles gruesas tejidas, blazers grandes usados en las piernas desnudas como vestidos de abrigo, tops sin tirantes o transparentes sobre bralettes, vestidos ultramini en brocado unido, y minifaldas apenas visibles unidas por lazos anudados. En la segunda parte de la colección, le volvió su amor incondicional por una paleta vibrante: los amarillos cítricos, los verdes cuarzo, los malvas metálicos, las esmeraldas y los rosas orquídeas crearon un contraste con el negro. 

Matthieu Blazy con Bottega Veneta nos presentó una colección muy moda pero del día a día. “La idea era conectar Italia a través de su historia. El debate que tenemos con el equipo es la idea del nacionalismo positivo, que te puedes reapropiar de tu historia de una forma muy positiva”, explicó Blazy. Los 81 looks, juntos, eran todos diferentes. Vestidos en capas con bordados de flores que recordaban a los calzoncillos largos de lujo, vestidos estrella de la década de los 50 deconstruidos y un LBD excepcional con un escote pronunciado y una abertura frontal, camisetas sin mangas de cuero y jeans de cuero, abrigos con flecos, etc. También había abrigos y chaquetas de doble capa confeccionados para mujeres y hombres y vestidos hasta los pies de punto. “Siempre miro cómo las mujeres y los hombres aquí se superponen. Es muy sofisticado, incluso cuando no funciona, ¿sabes? Es tan personal”, dijo Blazy. 

Por último y dos años después de su último espectáculo completo antes del Covid, Philipp Plein regresó a Milán. Alrededor de 100 modelos recorrieron 350 metros de pista mientras motociclistas vestidos con trajes espaciales sucedáneos de la NASA, recorrían la pista. La mayoría de las modelos llevaban algún tipo de sombrero Stetson, botas vaqueras plateadas, un abrigo ancho de cuadros, vaqueros remendados, blusas cortas de piel sintética, minifaldas con lentejuelas, chaquetas con flecos en la espalda, pieles de oveja plateadas, un abrigo capullo rosa de dos botones con una calavera de Swarovski en la espalda, un conjunto sexy de chica de salón con falda plisada con dobladillo doble, pieles sintéticas estampadas, sastrería con Swarovski, vestidos largos estampados de color púrpura, trajes y trajes bouclé, trajes de cuerpo de motociclista de PVC con el logotipo de la casa y detalles de eslóganes. Después, hubo un ligero cambio de ambiente hacia los hombres. Muchos de los looks masculinos reflejaban a sus antepasadas femeninas (los cuadros, las motociclistas, los Swarovski, la actitud, etc) junto con prendas deportivas inspiradas en el baloncesto con grafitis.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

You May Also Like